12 de julio de 2012

Arenkes (7) 2

Capítulo VII
Parte II




Desperté de un largo sueño. Abrí los ojos y me di cuenta que ese no era el cielo de mi dormitorio. Me incorporé dificultosamente ya que sentí dolor en todo el cuerpo. Miré a mi alrededor pero no descifré donde me encontraba. ¡No recordaba haberme acostado en un lugar tan horrible! A las paredes claramente le faltaba una capa de pintura. Recordé mi aventura de anoche y comprendí que yo estaba presa en esa habitación. Me puse de pie aún mareada y caminé hacia la puerta. Estaba cerrada. No me esperaba lo contrario. La pequeña ventana tenía rejas. Traté de mirar por ella pero solo vi una especie de patio cerrado, muy pequeño y si nada verde. Allí no había nadie. Volví a recostarme en el viejo colchón sobre el que había dormido y cerré los ojos. Esperaba volver a abrirlo y encontrarme en mi cama en mi casa. Pero eso no sucedió. Esta vez Kai no me había ayudado. Decepcionaba tuve que aceptar mi situación.

¿Por qué tuvo que suceder de nuevo? ¿Tan mala suerte tengo que apenas saco las alas y ya me atrapan? ¡Y todo por culpa de Kai! O más bien porque descubrí un sentimiento demasiado sensible hacia él… hacia alguien que no podía ser. Simplemente no se podía. ¿Por qué mis sentimientos me engañaban? Estaba segura que solo era obsesión. Esa obsesión que se tiene con alguien cuando no dejas de pensar en su persona pero en el fondo no te gusta, solo te gusta la ilusión de lo que esa persona podría llegar a ser. Debía dedicarme tiempo para pensar en ello y aclarar mis pensamientos…

Kai… una ilusión. Me gustaba pensar en el de una forma que no existía en la realidad. En la realidad solo era un estúpido maleducado a quien le importaba un rábano. En mi ilusión había una pequeña posibilidad de… no lo pronunciaré. Es tan inaceptable que no me lo contaré ni a mí misma. No quiero que mis neuronas se decepcionen de mi tontera.

La puerta se abrió y uno de esos tipos se acercó con mi miserable desayuno. Supuse que era el desayuno por la mísera cantidad de pan con margarina y el té de hierbas… ¿pasto? O lo que fuera.
Luego me acosté para digerirlo y olvidar las ganas de más.

Más tarde la puerta se abrió y el mismo tipo me hizo una señal de seguirlo. Me levanté y lo seguí desconfiada. Detrás había un oscuro corredor que terminaba en otra puerta. Salimos a una especie de sala y llegamos a un escritorio donde otro tipo pero ésta vez obeso estaba sentado detrás de una pila de papeles polvorientos. Alzó la vista para observarme e hizo un gesto que parecía un saludo. Las paredes estaban cubiertas de telarañas oscuras como si nadie las hubiera limpiado en años.
-“Abre tus alas.” Dijo en un tono de voz aburrido.
Yo no estaba dispuesta a abrir nada. El gordo hizo una mueca alzando las cejas como si se hubiera esperado tal reacción. Alzó el brazo y apuntó a otra puerta apenas visible de la que no me había dado cuenta. Seguimos nuestro camino por ahí y llegamos al patio de ese extraño edificio. Estaba al aire libre pero seguía rodeada de muros y puertas que conducían hacia algún lugar fúnebre, así como lo era todo el edificio. Como una cárcel.

Apareció otro tipo, viejo, alto, flaco y con cara de pocos amigos. Éste me ordenó abrir mis alas. Como me negué a hacerlo se enojó.
-“Si no me muestras tus alas te abriré la espalda y te las sacaré yo mismo.”
¿Para qué querían mis alas? Miré al muro. No era muy alto y podría sobrevolarlo en un par de segundos. Pero temía que ellos fueran más rápidos. Corrí hacia una de las puertas pero me detuvieron. Eran rápidos. Caí al suelo y sentí un golpe en el hombro.

-“Ya déjala en paz. Espera a que se acostumbre a este lugar y ya cederá con el tiempo.” Dijo una voz femenina. Volteé para verla. Una mujer había aparecido tras la puerta. Su rostro me inspiró confianza. Deseché ese sentimiento rápidamente recordando que ella también era una cazadora de arenkes.

 Me levantaron y me llevaron de vuelta a mi celda.
-“Si no cooperas te las sacaremos a la fuerza de la espalda. Y luego te las cortaremos y nunca más podrás volar.” Dijo el viejo flaco.
Tuve un horrible presentimiento de que realmente era eso lo que querían hacer. Pero no tenía muchas opciones, ellos iban a obligarme a abrir mis alas.
-“¿Sabes que les sucedió a los otros engendros de tu especie? Les cortamos las alas y los dejamos en la torre. O se desangraban o saltaban al vacío. De todas formas acababan con su vida. Tú eliges.”
¡Que desagradable! No tenía ánimos de pasar por eso. ¿Cuánto tiempo me mantendrán aquí encerrada? ¿Qué hay de Kai y los demás arenkes? ¿Vendrá alguien a rescatarme? ¡Ni siquiera sé en qué parte del  mundo estoy!

La puerta de mi celda se abrió y detrás apareció la mujer. Me vio en el suelo sin decir nada. Cerró la puerta y quedó observándome.
-“¿Dónde estoy? Pregunté rompiendo el silencio.
-“En Rancagua.”
¡Wow! Eso era a 4 horas al sur de donde yo vivía. ¿Tan lejos me habían traído estos inútiles?
-“¿Vives en Viña del Mar? Preguntó ella amable. Yo asentí.
-“Y te llamas Dany.” Agregó.
-“¿Cómo lo sabes?” Me sorprendí.
-“Lo leí en tu identificación.” Sonrió ella. ¡Cierto! No me acordaba que la traía conmigo. Ahora ya no, ella me la había quitado.
Silencio.
Ella abrió la boca para decir algo, pero la cerró dudando si decirlo o no. Miró hacia la ventana de mi celda preocupada. Se despidió y desapareció tras la puerta. ¡Qué mujer más extraña!


Pasé una noche fría en mi celda, ya que no me atreví a abrir las alas para cubrirme. Tuve varias pesadillas y desperté agradecida cuando noté el primer rayo de sol en mi ventana.
No pasaron unos minutos y fueron a molestarme a mi celda. Era la mujer nuevamente. Me hizo un gesto para que la siguiera. Me llevó a unas duchas y me ordenó a bañarme. El agua estaba fría. Me congelé completamente.

Salí de la ducha con la toalla en la cabeza tiritando y sintiéndome como un cubo de hielo. La mujer cerró la puerta de un golpe y esperó a que me secara el cabello.
-“¿Eres de Puerto Montt, verdad?” Preguntó luego de que yo terminara.
-“¡¿Cómo lo sabes?!” Pregunté sorprendida. Eso no estaba en mi identificación.
Ella me sonrió irónicamente.
En ese momento alguien golpeó a la puerta desde afuera gritando algo como “apúrense”.
-“No te olvides tan rápido de tu infancia y de aquellos que te criaron.”  Me susurró abriendo la puerta y empujándome hacia afuera. ¡¿Quéee?! ¿Qué sabia ella?

Volví a mi celda a esperar el desayuno. Estaba entumecida y esperaba algo caliente para beber. No esperé mucho y me llevaron una enorme taza de café con leche. Hasta ahora era lo mejor que había recibido en aquel lugar.
¿Quién era esa mujer y qué sabía de mi infancia? Su respuesta retumbaba  en mi cabeza. ¿Qué era lo que sabía de mí?

Pasé el resto del día sin ver a nadie. Era tedioso el aburrimiento y el silencio era abrumador. De vez en cuando me levantaba a mirar por la ventana. Pero afuera no sucedía nada especial, el sol caía sobre el cemento vacío del patio y el lugar parecía vacío e inhabitable. Me sentía el único ser vivo a parte de las moscas que se posaban en el vidrio desde afuera. Era un día soleado pero yo no podía disfrutarlo. Me tendí sobre mi colchón a dormitar. El día no parecía tener fin.

Por la noche me trajeron mi cena. Luego las luces del patio se apagaron. Mi celda carecía de ampolleta, por lo tanto pronto me sentí en la oscuridad. Acostada sobre el colchón traté de identificar algunos ruidos afuera. Algunas aves se despedían del día con sus cantos caracterísricos. Traté de imaginar el mundo afuera del edificio. Nunca antes había visitado Rancagua.

Durante la noche se abrió lentamente la puerta de mi celda y la mujer se asomó por ella. La cerró y se sentó a mi lado. Yo aún no había conciliado el sueño.
-“¿Estás despierta? Quería hablar contigo.” Dijo.
Me levanté y senté apoyándome contra la pared. Se llevó el dedo a los labios, advirtiendo silencio.
-“Quiero saber que sabes sobre…”
-“¿De ti?”
-“Si.”
Sus ojos brillaban con la luz de la luna que entraba por la ventana.
-“Cuando eras pequeña… tuviste una niñera…” Comenzó.
Miles de recuerdos llegaron a mi mente. Mi infancia, esa linda infancia que viví hace muchos años atrás. Y de repente apareció ella. Estaba allí, entre todos esos recuerdos de mi niñez. Había acertado.
-“¿Iris?” Pregunté emocionada y ella asintió advirtiéndome silencio nuevamente. ¡Era ella! ¡Me había reconocido! ¿Pero qué estaba haciendo ella entre los cazadores de arenkes? Qué decepción…
-“¡Te estuve buscando por mucho tiempo! Nadie me dijo que te habías ido a Viña del Mar. Necesito hablarte de cosas… ahora que eres adulta…” Parecía no encontrar las palabras.
-“¡Eres una cazadora de arenkes!” Protesté.
-“¡No! No lo soy… escúchame; ellos creen que soy una cazadora. Pero en realidad estoy aquí para ayudarlos. Pero debes actuar como si fuera tu enemiga. ¡No me delates! Te ayudaré a huir…”

Abrí los ojos esperanzada hacia la persona que tenía en frente y que me inspiraba una gran paz. Ya no tenía motivos para sentir miedo.
-“¡Cuéntame de ti! ¿Por qué ayudas a los arenkes?”
-“¿Te acuerdas, cuando eras pequeña, yo te contaba cuentos de personas que tenían alas y que podían volar?
-“Tu eres una… ¡eres una de nosotros!”
Ella asintió con una sonrisa. Se levantó y caminó en dirección a la puerta.
-“¡No te vayas!” Supliqué.
-“Tengo que hacerlo o ellos se darán cuenta. No te preocupes, mañana te traeré el desayuno. Buenas noches.” Se despidió y desapareció tras la puerta.


Anterior Capítulo

Siguiente Capítulo

3 comentarios:

yinyang8816 dijo...

Wao!!! Eso me recuerda a wantanamo...genial!!!jejejejeje quiero ver que pasa, y cuando sale el licantropo, ah! No, historia equivocada. :P

No Kai en tu trampa dijo...

Iris y el secuestro.. esperare la 7-3 y luego la 7-5 y así... No volveré a esperar el capitulo ocho ;)

Isareida Vid dijo...

Porfavor porfavor, publica la siguiente parte de la historia, esta realmente interesante..admiro tus ideas..^^