30 de octubre de 2007

Cambaral

video

LEYENDA

En este lugar leyendas cuentan y juran que así ocurrieron. Siglos atrás, el príncipe de Orionthar estaba destinado a matrimonio con la princesa Lyria, hija del Rey Hamir IV de Thron.
Preparando a la princesa, destacando su belleza, para la visita de su prometido, ella negaba recibirlo; decía que no la amaba, que su interés era poseer Thron. Su padre suponía lo mismo, pero ya no tenía edad para seguir reinando sobre Thron, y no confiaba en nadie más que en el príncipe de Orionthar.
Ante el rechazo matrimonial que ordenó Lyria, el príncipe con furia ordenó, la batalla sangrienta que dio fin a su ejercito Orionthariano.

Quedó el último guerrero malherido, en el suelo esperando la muerte que le trajera al fin la paz. El rey Hamir IV con crueldad, sin compasión le enterró la espada, llegando así desangrar pero sin lo suficiente para encontrar la muerte. Fue encerrado en una celda fría y oscura sin recibir al menos pan y agua. El dolor lo adormeció y el sueño lo dominó.

La curiosidad de Lyria obligó a llevarla a ver quien yacía en el calabozo.
El vio la bella mujer, que con pena y compasión había llegado hasta su celda. Fue amor mutuo a primera vista.
El corazón del joven guerrero comenzó a latir con más fuerza, regalándole así, una pequeña esperanza de vida.
Ciegos de amor, ella hija del rey, el un simple ladrón, el cruel destino les robó el corazón en aquella prisión y lejos de ver la luz del sol.

-“Déjame estar junto a ti, morir en tus brazos y así, un instante tal vez, podré ser feliz. Esta vez, la vida se ríe de mi y ahora toca a su fin, aunque quiera vivir.”
Decía el guerrero apenas sin fuerza, abrazado a su fuente de vida, la bella hija del rey. A la luz de una pequeña lámpara de aceite que ella había traído, se perdía en sus ojos.
-“Quiero ver tu rostro otra vez. Ahora se que siempre estaré junto a ti, aunque valla a morir. Mi alma se aferrará a ti, por toda la eternidad.”

Dicen que ella escapó con su joven ladrón, a escondidas sabiendo el gran peligro en que se hallaban. El destino feliz no los acompaño, y su esperanza se derrumbo. El rey les halló; con furia y dolor, a los dos con su espada atravesó.
-“Déjame morir en tus brazos, y así un instante tal vez, podré ser feliz. Esta ves, la vida se ríe de mi y ahora toca a su fin, aunque quiera vivir.”

-“Quiero ver tu rostro otra ves. Ahora se que siempre estaré junto a ti, aunque valla a morir.”

Así abandonaron el último rayo de vida y encontraron la paz y felicidad, juntos así, en la dimensión de la tranquilidad.

Cuentan que, en las noches frías de invierno se ve nacer una flor donde no llega el sol.
Por pasión y amor, sus almas unidas están y libremente se pueden amar para toda la eternidad.

Ella puede ver su rostro otra vez y saber que por siempre estará junto a el, junto a el…


cancion: CAMBARAL
Artista: AVALANCH

De este lugar

cuentan leyendas e historias
y juran que así ocurrieron.
Siglos atrás,
las tropas del rey en sangrienta batalla
a un joven de muerte hirieron.
Y el rey con crueldad
así le encerró,
su herida mortal
no obtuvo perdón,
y en el suelo esperó
la muerte sin ver la luz del sol.
Sin fuerzas ni voz
vio a una bella mujer
que con pena llegó hasta su celda.
La muerte burló,
su corazón ahora ciego de amor
comenzó a latir con más fuerza.
Ella hija del rey,
él un simple ladrón.
El destino, tan cruel,
les robó el corazón,
en aquella prisión y lejos de ver la luz del sol.
-Déjame morir en tus brazos y así
un instante tal vez podré ser feliz.
Esta vez la vida se ríe de mí
y ahora toca a su fin aunque quiera vivir.-
-Quiero ver
tu rostro otra vez.
Ahora se
que siempre estaré junto a ti
aunque vaya a morir.-
Dicen que ella escapó
con su joven ladrón,
pero el rey les halló,
y con furia y dolor, ante un beso de amor,
a los dos con su espada atravesó.
-Déjame morir en tus brazos y así
un instante tal vez podré ser feliz.
Esta vez la vida se ríe de mí
y ahora toca a su fin aunque quiera vivir.
-Quiero ver
tu rostro otra vez.
Ahora se
que siempre estaré junto a ti
aunque vaya a morir.-

Cuentan que
en las noches de invierno se ve
nacer una flor donde no llega el sol.
Por amor
sus almas unidas están
y se pueden amar para la eternidad.
Puede ver
su rostro otra vez,
y saber
que siempre estará junto a él,
junto a él...

9 de octubre de 2007

Estoy Contigo



No podría decir muy bien como empezó todo, pero fue algo raro, estaba con mi novio en un lugar, conversando, pasándola bien, el se preocupaba mucho conmigo, me prestaba toda la atención que quería. No se que fue lo que paso después, porque perdí la conciencia y desperté en otro lado.
El mismo día salí nuevamente con mi amor, caminamos por el centro de la gran ciudad. Había mucha gente, yo caminaba con el, yo en su lado derecho. A mi derecha se extendían los grandes edificios, las tiendas, lo locales. A mi izquierda, el lado de mi amor, estaba la calle, que subía un pequeño cerro. Había una pequeña veranda uno no podía pasar a la calle enseguida sin dar la vuelta.
Yo conversaba con el, hace unas horas la pasamos muy bien en el lugar anterior, ahora seguía conversando, charlando, estaba feliz, estaba bien. Mi amor a principio decía algo, no decía mucho, estaba callado, a veces le hacia una pregunta y solo me contestaba con una murmuración. Cada vez, su conversación y respuestas eran más escasas, eso me llamo la atención, yo le contaba cosas y el no decía nada. ¿Que le estará pasando? Le pregunte que le pasaba, no me contesto, luego me murmuro algo que ya no me acuerdo que fue, pero sin importancia. Había mucha gente a esa hora. En la calle se juntaron unos autos y salieron dos chicas y sus parejas, estaban conversando, no se cual fue la razón, pero me llamaron la atención; y a mi novio también. El levanto la vista, se quedo parado, conmigo al lado, puso sus manos sobre la veranda, que evitaba el acceso a la calle. Se quedo mirando una de las mujeres que estaban conversando entre los autos. Me llamo mucho la atención eso, porque era una mirada especial, como si recordaba algo referente a esa mujer, le importaba mucho lo que estaba mirando, le pregunte que quien era, no me contesto.
Después de ese día me dijo que una ves había tenido algo con esa mujer, y que no la había vuelto a ver, que le llamo mucho la atención como estaba ese día que la vio.
La seguía mirando, ella no se daba cuenta. Luego el bajo la vista, con cara de derrota y siguió su camino. Yo aun a su lado. Le preguntaba cosas, no me respondía, era como si estaba ido, estaba en otro lugar, ya todo el rato que me había ignorado, ahora era por completo. Yo no sabia que hacer. Mi amor saco de su bolsillo un celular medio raro, uno moderno, con un completo teclado, y empezó a teclear, me di cuenta de que enviaba mensajes de texto, lo que decían no lo pude distinguir, y a quien, no me contesto. Deje de hablar, caminaba un paso detrás de el, pero mi amor estaba consiente de que yo estaba con el. Yo me pregunte, que pasaría si yo me quedara parada; el siguiera su camino, no se daría cuenta de que yo no andaba con el, no se daría cuenta de que anduviera solo. Eso me dio un poco de rencor. ¿Por qué me estaba ignorando? ¿Por que actuaba como si anduviera solo y yo no existiera? No soy celosa. Así que me quite los sentimientos negativos y seguí caminando detrás de el.
De repente me encontré con un grupo de amigas, era lo que menos deseaba ahora, que me detuvieran y me hablaran de estupideces, mientras mi amor no se diera cuenta de que ya no estoy con el, y lo perdería de vista, yo quería estar con el. Las chicas me atropellaron con palabras y risas, me conversaban y yo no sabia que contestar, mi mente estaba enfocada en otra cosa, en que el seguía caminando sin darse cuenta de que yo estaba con el grupo de amigas.
Me propuse hacer una prueba de los sentimientos negativos que había tenido. Me escondí detrás de una amiga y seguí con mis ojos a mi novio. El seguía caminando, pero de repente se dio vuelta, me vio, y me hizo una señal de que me estaba esperando en la esquina cuando yo terminaba de hablar con las amigas.
No se como hice, pero me logre soltar de las conversaciones de sin fin de las chicas y camine cuesta arriba hasta la esquina donde me esperaba mi amor. Voltee a la derecha y lo encontré sentado en una piedra grande, con su celular en la mano. Estaba tecleando un mensaje de texto. L e pregunte a quien dirigía el mensaje, me contesto con un murmullo en el que podía distinguir la palabra mama. Lo tome de los hombros y trate de leer el mensaje. Era un mensaje a su mama, ella preguntando sonde se encontraba su hermana. El decía que no sabía. Me pareció raro eso. Pero yo ya me sentía mas relajada, el no me estaba ignorando, tenia la cabeza no se donde, pero estaba consiente de que estaba acompañado por mi.
No recuerdo nada más, porque en ese momento de nuevo perdí la conciencia, la segunda ves en el día. Ya en la mañana, después del paseo con mi novio me había pasado eso, ahora volvió.
Había sido un día raro, lo quede meditando mucho tiempo, porque todo lo que paso fue muy raro. Llegue a la conclusión de que mi amor no tenia idea de que yo lo acompañaba en el paseo por la ciudad, de que yo era invisible, o un fue un raro viaje astral. Porque el no sabia que yo le estaba hablando, no me ignoraba, era que no me escuchaba. En todo el paseo no logro verme, solo en la mañana, antes de desmayarme por primera vez. Lo que si me quedo en duda, fue que como pudo ver que yo estaba con las amigas, porque me hizo una señal de que me esperaba, eso fue lo raro. O tal vez no fue una señal hacia mí, sino otra cosa, así mismo como cuando murmuraba consigo mismo.
Me llamo mucho la atención ese día, pero tengo resuelto todo, yo estaba en un estado espiritual o que se yo, pero el no sabia de que estaba presente. Quite mis sentimientos negativos y me fui a dormir.